Abogados de Accidentes de Piscina en Phoenix, AZ

Las piscinas son casi una necesidad en los climas calientes como en Arizona. Muchos hogares aun con pequeños patios tienen piscinas atrás, ya sea en el suelo o por encima.  Las escuelas, moteles y hoteles por lo general las ofrecen como una amenidad popular. Muchos centros de ejercicio las incluyen, al igual que clubes de piscina y clubes de tenis, que se encuentra generalmente dentro de ciertos barrios. A veces, un municipio puede tener una piscina que está abierta al público en general. En cualquier caso, casi cualquier persona puede tener acceso a una piscina en cualquier día de la semana.

Los accidentes ocurren con frecuencia en y alrededor de las piscinas. Con el fin de reducir estos accidentes, existen numerosas regulaciones estatales y locales relativas al equipo de seguridad, cubiertas para piscinas, cercas, medidas de seguridad, y, en algunos casos, personal salvavidas obligatorios.

Si un accidente o tragedia se produce cuando se trate de una piscina, por lo general es una responsabilidad civil del local o muerte por negligencia. En estos casos, es la negligencia del dueño de la piscina o el operador que no cumplió con el mantenimiento adecuado de la piscina o sus alrededores, no eliminó una condición peligrosa, no tuvo equipo de seguridad, no mantuvo el área de la piscina segura o no tuvo personal salvavidas capacitados en la tarea.

Factores en Accidentes de Piscina

Los accidentes de piscina se producen por una serie de razones:

  • Superficie resbalosa
  • Diseño de piscina defectuoso
  • No cumplió con la supervisión de los nadadores
  • Violación de demasiados nadadores en la piscina
  • Mantenimiento deficiente que turba el agua en la piscina y oscurece la visibilidad o la profundidad
  • Falta de advertir respecto a echar clavados en la piscina de poca profundidad
  • Falta de señalización requerida
  • Drenaje que estira al nadador hacia abajo o atrapa una pie
  • Tobogán de agua con orillas afiladas o mantenimiento deficiente
  • Electrocución
  • Falta de cercas o falta de asegurar la puerta
  • No hay personal salvavidas en la piscina pública o son mal entrenados
  • Falta de equipo de salvavidas adecuado y en función
  • No hay botiquín de primeros auxilios o tablero de soporte vertebral en las piscinas públicas o de hoteles
  • Infecciones transmitidas por el agua de piscinas contaminadas

Responsabilidad en Accidentes de Piscina

Los principios de responsabilidad civil de premisas se aplican para este tipo de reclamaciones. Los hoteles, centros turísticos, centros de ejercicio y los dueños de piscinas municipales tienen un alto deber al público de inspeccionar y corregir los peligros en la piscina y área de la piscina. Piscinas con agua turbia o con altos recuentos de bacterias necesitan mantenerse cerradas. Si no hay personal de salvavidas, se debe dar advertencia adecuada, y el equipo de salvavidas deber accesible fácilmente.

En una tormenta eléctrica, se necesita decir a todos los nadadores que salgan del agua inmediatamente. Las advertencias sobre los clavados deberán colocarse de manera prominente. Un accidente común es cuando un nadador echa un clavado de cabeza en una piscina de poca profundidad y sufre una debilitante lesión en la médula espinal. La boca de succión y drenaje de la piscina también tienen que ser inspeccionados para asegurarse de que no presentan un riesgo irrazonable de peligro.

Los propietarios tienen el deber de advertir o eliminar peligros que son obvios. Esto incluye rodear sus piscinas con cercas suficientemente altas y poner candado a la piscina cuando no esté en uso para evitar que los niños se ahoguen, una ocurrencia demasiado familiar en Arizona.

Las piscinas municipales también deben cumplir con todas las reglamentaciones en relación a la seguridad que incluye la señalización, equipo de seguridad, y personal salvavidas. Diferentes reglas se aplican a las entidades públicas con respecto a la notificación de reclamaciones y los documentos presentados.

Daños en Accidentes de Piscina

Las lesiones de accidentes de piscinas varían de leves a graves, incluyendo fracturas de huesos y lesiones en la cabeza de resbalones y caídas, cortes y laceraciones de toboganes, y lesiones cerebrales de a punto de ahogarse. Hay 150,000 lesiones de piscina en los EE.UU. cada año y 3,500 muertes relacionadas con accidentes de la piscina, la mayoría de los cuales son los ahogamientos.

Los daños en accidentes de este tipo depende de la edad de la víctima, historial de trabajo, extensión de la lesión y otros factores, entre:

  • Gastos médicos pasados y futuros
  • Pérdida de ingresos pasado y el futuro
  • Gastos de rehabilitación
  • Gastos asistencia de dispositivos médicos
  • Dolor y sufrimiento
  • Incapacidad permanente
  • Falta de consorcio por pérdida del cónyuge

Para reclamos de homicidio negligente, la familia inmediata o la familia del difunto pueden presentar una demanda por daños. Los daños varían dependiendo del demandante y el grado de pérdida de la muerte del difunto, incluyendo:

  • Gastos fúnebres y entierro
  • Gastos médicos
  • Pérdida de ayuda financiera
  • Valor de servicios domésticos proporcionados por el difunto
  • Pérdida de consejo del difunto, apoyo, amor, compañía y guía (no disponible en las reclamaciones presentadas por el patrimonio)
  • Dolor emocional sufrido por los miembros de la familia inmediata (no disponible en las reclamaciones presentadas por el patrimonio)

Los accidentes de piscina implican a menudo numerosas cuestiones relacionadas a la responsabilidad civil y daños y perjuicios. Tener un abogado con experiencia en la ley es esencial para obtener la compensación que necesita y se merece por las lesiones o pérdida que haya sufrido.