Abogados de Daños a Propiedad Ajena, en Phoenix, AZ

Aunque daños a propiedad no acumulan la gravedad de una lesión corporal, estas pérdidas pueden ser devastadoras. Entendemos lo que significa trabajar duro para adquirir posesiones persónales y cuando alguien daña o destruye estas, usted merece ser compensado por dichas pérdidas.

El dilema con casos de daño a propiedad ajena, al igual que con cualquier paso de lesiones personales, es la interacción con las compañías de seguros las cuales actúan adversariamente, no necesariamente la persona o personas que incurrieron el daño en si a la propiedad. Nuestro equipo de expertos confrontara a estas compañías de seguros eficazmente y con asertividad, asegurándole a usted la confección de lo que usted amerita.

Pida una Consulta GRATIS Ahora

Contact Us

Las demandas de daños a propiedad ajena son generalmente manejadas a través las compañías de seguros y se basan en las pólizas de seguro que cubren pérdida o daños a propiedad. Daños a propiedad generalmente surgen en pérdidas atadas a autos, negocios o residencias.

Titulares de automóviles están obligados a tener cobertura de seguro de responsabilidad civil por lesiones y daños a propiedad. En el estado de Arizona, se requiere un mínimo de $10,000 en cobertura por daños a propiedad. Este requerimiento se extiende a motocicletas, ciclomotoras e incluso carros de golf. Esto le garantiza tener un mínimo de protección financiera en caso de que se le impute a usted la responsabilidad de un accidente de automóvil.

Si usted tiene cobertura, su aseguradora está obligada a defender sus intereses si es que usted ha sido acusado de un accidente automovilístico. En la mayoría de los casos, su aseguradora pagará por daños al vehículo del otro automovilista, o en la alternativa lo defenderá si hay una disputa sobre la asignación de responsabilidad. Esta obligación es requerida contractualmente y generalmente no requiere ningún costo adicional a las primas que generalmente usted paga, aunque esto puede variar dependiendo de su póliza.

Si usted es dueño de un automóvil, usted tiene la opción de adquirir un seguro de colisión; De lo contrario, usted tendrá que adquirir una póliza como un requerimiento de préstamo cuando adquirió el vehículo. El seguro cubre accidentes de vehículos o robo, daños al vehículo o ventanas. Las aseguradoras generalmente deben pagarle por los daños o reemplazar el vehículo si fue una pérdida total.

Reclamos de Terceros

Un reclamo de tercero surge cuando su vehículo ha sido dañado a resultado de negligencia o acto intencional de otra persona. En estos casos, usted puede tener la opción de que su propia aseguradora pague por daños y un alquiler de carro, si es necesario; o pueda imputar el gasto a la tercera parte responsable para que esta le pague directamente por los daños causados, así como también el alquiler de un carro, y deducible; o para reemplazar el vehículo si el daño es una pérdida total.

Usted, generalmente, tiene el derecho de llevar su automóvil a cualquier taller automotriz de su preferencia. Usted recibirá un estimado de parte de la aseguradora de los daños incurridos y esta le pagará al taller directamente. En la alternativa, usted puede obtener un cheque de parte de la aseguradora del tercero para que usted decida si desea reparar los daños o no.

Reclamos de Primera Parte

Los reclamos de primera parte involucran casos con su propia aseguradora, debido a que es un reclamo presentado contra usted, o porque está presentando un reclamo por colisión con alguien no asegurado o con insuficiente cobertura. Esto se refiere a circunstancias en las que el otro conductor no tiene seguro o no tiene suficiente cobertura en su póliza de seguros para reparar los daños y cubrir sus pérdidas. Por lo general, para efectuar esto, usted debió de haber adquirido este tipo de cobertura separadamente, debido a que no son coberturas requeridas en todos los estados.

En estos casos, hay una probabilidad de que tenga que pagar un deducible, dependiendo del tipo de póliza adquirido, pero en ningún momento puede tener derecho a un valor de alquiler o recuperación de valor depreciado de su automóvil. Como mencionado anteriormente, la aseguradora tiene la obligación contractual de pagar los daños a terceros o de defenderlo a usted, siempre y cuando la póliza cubra el accidente en cuestión. Debido a que es difícil manejar temas de cobertura, límites de póliza, y asignación de responsabilidad con su compañía de seguros cuando usted ha sufrido un accidente, un abogado puede ser útil en estas situaciones para ayudarle con estos temas. Póngase en contacto con nuestra oficina hoy para programar una consulta con uno de nuestros competentes abogados.