Abogados de Mordida de Perro en Phoenix, AZ

Los perros son excelentes mascotas y han sido animales domesticados durante miles de años. Se dan en docenas de razas y prestan servicios valiosos a los discapacitados. Pero también pueden ser criados y entrenados para protección o peleas, o no entrenados en absoluto. A consecuencia, miles de personas son heridas, mutiladas y desfiguradas por ataques de perros, muchos de los cuales son de mascotas de la familia y se producen en la propiedad del dueño de casa.

Muchas personas han sido mordidas por perros, por lo general en la mano, pero el número de personas heridas suficiente y seriamente que se requiere atención médica es sorprendente. Las siguientes estadísticas de Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC; siglas en inglés) sobre las mordeduras y ataques de perro deben advertir a las personas de la potencialidad de un ataque y sus consecuencias:

  • Hay más de 83 millones de perros en los EE.UU. en más de 56 millones de hogares
  • 4.5 millones de personas son mordidas por perros cada año
  • El 50% de las mordeduras de perro ocurren en la propiedad del dueño del perro
  • A nivel nacional, 30 a 40 personas sufren lesiones mortales cada año; 35 fueron muertas en el 2015
  • 368,000 personas por año va a la sala de emergencia debido a lesiones por mordedura de perro
  • Alrededor 27,000 personas por año se someten a cirugía reconstructiva por ataque de un perro
  • Las razas pitbull y rottweiler representan el 73% de las muertes atribuibles a los ataques de perros.

Aunque la mayoría de los perros son amigables y no muerden o atacan a menos que sean provocados, nunca es una buena idea acercarse a un perro desconocido o intentar acariciar al animal sin el conocimiento y consentimiento del dueño.

Responsabilidad del Dueño

Los estados están generalmente divididos sobre la cuestión que si a un perro se le permite una mordida antes de que la responsabilidad recaiga sobre el dueño.  Las leyes de Arizona, tocante los ataques de perros y otros animales, con algunas excepciones, impone una responsabilidad civil  estricta sobre el dueño provisto que las siguientes condiciones existan:

  • La víctima se encontraba legalmente en propiedad de otra persona o en propiedad pública
  • El perro tiene un dueño que se identifica
  • La víctima sufrió una mordedura u otras lesiones del perro

El dueño del perro no necesita estar presente para que se adjunte la responsabilidad civil. Sin embargo, si la víctima provocó el ataque de alguna manera, el dueño puede tener una defensa. Si la víctima provocó al perro es una determinación subjetiva para ser discernida por un jurado o un juez. La prueba es que si una persona razonable consideraría el acto como una provocación. Tirar piedras a un perro o patear probablemente constituiría una provocación; abrazar a un perro puede constituir o no una provocación. Otra defensa es que la víctima estaba traspasando en el momento en que el perro mordió la persona.

Si el perro lesiona a una persona de alguna otra manera, sin embargo, como saltando hacia arriba y derribando la víctima, no se aplica la ley de responsabilidad estricta. En este caso, la víctima tiene que probar que el dueño fue negligente o fallo al no haber ejercitado cuidado razonable para prevenir el incidente. Por ejemplo, si el perro estaba en propiedad pública y no estaba sujeto con correa, esto puede ser evidencia de una violación del cuidado ordinario ya que las leyes estatales y municipales requieren que los perros estén sujetos con una correa.

Lesiones de Mordida de Perro

Los perros tienen garras, mandíbulas poderosas y dientes afilados que pueden causar lesiones corporales graves, tales como:

  • Cicatrices permanentes o desfiguración
  • Daños al músculo y tendón
  • Fracturas de huesos
  • Laceraciones profunda
  • Pérdida de sangre
  • Infecciones incluyendo envenenamiento de sangre
  • Heridas de la cabeza, cuello y torso

Puntos o cirugía reconstructiva puede ser necesario para muchas reclamaciones de mordida de perro. Estas víctimas, pueden sufrir la pérdida de salarios y gastos médicos, y trauma emocional. Algunas víctimas son incapacitadas o pueden sufrir una lesión en la desfiguración que puede requerir cirugías extensas y dolorosas.

Muchos dueños de perros tienen un seguro de vivienda que puede proporcionar una compensación suficiente para la mayoría de los reclamos de mordida de perro, a menos que las lesiones sean catastróficas. Para coleccionar la compensación que usted o un ser querido merece, contrate a un abogado de lesiones personales con experiencia que ha manejado con éxito casos de mordida de perro.